<$BlogRSDUrl$>

críticas chatarras

jueves, noviembre 23, 2017

paso atrás 


LIGA DE LA JUSTICIA
data: http://www.imdb.com/title/tt0974015

Los primeros cinco minutos de “Liga de la Justicia” son brillantes. Augura una gran película de superhéroes. Empieza alto con la presentación de títulos y el tema de fondo (“Everybody knows” cantada por la noruega Sigrid) seguido de las presentaciones de los personajes.

Bueno. Es lo mejor del filme. Después se desliza en un conformismo chirle, un flotar a media agua, tratando de que la película no tenga la negrura de la anterior “Batman vs. Superman” (http://libretachatarra.blogspot.com.ar/2016/03/del-dios-todopoderoso-al-terrenal-mundo.html) pero tampoco la liviandad de las clásicas tramas de superhéroes luchando contra un malvado. Ese “ni” define a “Liga de la Justicia” que, me parece, es un paso atrás en el mundo DC. Decididamente, DC no logra encontrarle la vuelta a sus héroes y la comparación con Marvel lo atormenta, película a película.

“Liga de la Justicia” es a DC lo que “Los Vengadores” (http://libretachatarra.blogspot.com.ar/2012/05/cien-por-ciento-pochoclero.html) a Marvel. Es el rejunte de todos los superhéroes para enfrentar a megavillanos. Lo que en “Los Vengadores” logró encontrar el tono (sobre todo con “Capitán América: Civil War”, http://libretachatarra.blogspot.com.ar/2016/05/quien-vigila-los-vigiladores.html, que me parece una de las cumbres de esta saga de superhéroes), en “Liga de la Justicia” se muestra vacilante.



Hay un hecho que excede al guion y tal vez explique esta indefinición: el proyecto debió cambiar de director, pasando de Zack Snyder a Joss Whedon. Snyder abandonó el proyecto, tras el suicidio de su hija de 20 años. Son dos directores con estilos muy distintos y esos estilos se notan en “Liga de la Justicia”. Al punto que ya hay sitios que están armando listas para distinguir las escenas dirigidas por uno u otro director. En el medio, el estudio metió baza y pidió una película de no más de dos horas y con cierto tono esperanzador, que estaba muy lejos de lo presentado por Snyder.

Muy posiblemente, ahí esté la razón de porque la película cojea de una pata. Por momentos es oscura; por otros, chistosa. Y el que peor sufre esta indeterminación es Batman. Es un personaje que se nota incómodo en el medio del campo de batalla. No termina de ser lo oscuro que vimos en sus últimas presentaciones y no tiene química para hacer chistes o réplicas ingeniosas.



Hay dos personajes que aprovechan plenamente el filme para destacarse del resto de sus compañeros. Una es Mujer Maravilla que, me atrevo a decir, está tomando el control de la franquicia sobre el Murciélago. Gal Gadot vuelve al “Muy bien 10. Felicitado”. (Lejos de nuestro ánimo ser sexistas pero los primeros planos de la cola de Gal Gadot en 3D, merecen un “Sobresaliente. Siga así”). El otro personaje es Flash. Ezra Miller se maneja con mucha comodidad en la comicidad. Esos son los dos personajes que queremos seguir viendo. Ni Aquaman ni Cyborg salen de la media, no destacan.

“Liga de la Justicia” tiene un problema central: no tiene una tesis. Y allí tal vez se vea más la diferencia de criterio entre directores. Porque el filme empieza con un tema que prometía: el mundo ha perdido las esperanzas tras la muerte de Superman, ha bajado los brazos. No sólo ha crecido el crimen: los hombres tiene miedo. Y el miedo atrae al monstruo que se propone acabar con el mundo. Ante esa realidad, sólo queda Batman. Pero Batman no puede encarnar el liderazgo para poner de pie a un mundo que ha dejado de creer en sí mismo. Por eso se impone la tarea de reunir a los mejores para enfrentar al mal. No necesita entender las rarezas de este mundo. Su misión es más simple: salvarlo de la amenaza.




Y Batman tiene ese gran dilema: saberse menos, saber que no es capaz de poner de pie a la humanidad, porque él reina en las sombras, él es el lado oscuro de los hombres. Y lo que la humanidad necesita es la luz que reflejaba Superman. Sencillamente porque, como le confiesa Batman a Diana Prince: “Él no solo salvó a la gente, sino que también les hizo ver lo mejor de sí mismos”.

En “Los Vengadores”, la desunión inicial del grupo se tuerce con la muerte de uno de los personajes. Es el aglutinante para que funcionen como equipo. Acá pasa algo: a los tumbos, enfrentan al malvado. Pero los salva Superman. Entonces: ¿para qué sirve el equipo? Parece que la Liga sólo sirvió para traer a Superman de regreso al mundo de los vivos. Ahí vemos una falla estructural: la fortaleza de un equipo se da cuando todos juntos son más fuertes que la suma de la partes. Para eso, no basta con que uno solo gane la jornada. Todos deben imponerse, todos deben suplir a lo que el otro le falta.



Tal vez, como supo analizar un amigo mío (¡grande Pedro!), el problema esté en que Superman es un héroe demasiado perfecto, demasiado sin debilidades. Es un héroe aburrido. La kriptonita es un invento para poner alguna dosis de peligro. Pero es plano. En cambio, Batman tiene matices, tiene dimensión. Todos podemos ser Batman. Ninguno, Superman.

El futuro de la Liga dependerá de que lado de los héroes cae la historia. Y ahí tendremos un filme oscuro y negro o un cómic tradicional de piñas y villanos que sabemos serán vencidos.

Mañana, las mejores frases.

jueves, noviembre 09, 2017

van gogh cosmos 


LOVING VINCENT
data: http://www.imdb.com/title/tt3262342

Muchas veces hemos postulado en esta página que el cine, gracias a los adelantos tecnológicos, ha gastado las imágenes. Es difícil imaginar (no ya lograr), una imagen que nos sorprenda lo suficiente como para hacernos decir “¡no puede ser lo que estoy viendo!”. Esa idea nos quedó flotando cuando vimos como la crítica recibió muy tibiamente a “Loving Vincent”. En otros tiempos, “Loving Vincent” hubiera sido un boom comercial y de crítica apoyada exclusivamente en sus logros visuales. Una película en la que cada fotograma es una pintura al óleo; más aún, cada cuadro es una pintura al óleo al estilo Van Gogh. Adentrarnos en el mundo de Van Gogh, ver el mundo como él lo vio y animar ese mundo, verlo desarrollarse con sus propias reglas de color y perspectiva.

Bueno, “Loving Vincent” pasará, seguramente, como esas joyas ocultas que llegan, brillan para unos pocos y se apaga lánguidamente. Una película (y una idea) que llegó décadas después, cuando el público está anestesiado con una capacidad de sorpresa menoscabada. Es una pensa que “Loving Vincent” cargue con el peso del contexto porque no solo merece verse: merece verse en pantalla grande en el mejor cine que tengan a mano.



Lo que empezó como la filmación de un corto para la polaca Dorota Kobiela se transformó en un largo. Y la decisión implicó trabajar en otra escala, un nivel tal que terminó agotando la oferta de pintores en Polonia y Ucrania. La difusión por You Tube del proyecto atrajo a más de cien artistas que pintaron las imágenes de esta película, a partir de secuencias grabadas con actores reales. Para darse una idea de la magnitud de la empresa, fue necesario pintar más de 65 mil cuadros de 70x51 cm.



“Loving Vincent” no cuenta la vida de Vincent Van Gogh sino que la película empieza tras su muerte. Armand Roulin recibe un encargo de Joseph, su padre, cartero de Arlés: entregar, a Theo Van Gogh, la carta que su hermano Vincent escribió días antes de suicidarse. A tal fin, Armand se desplaza al vecino pueblo de Auvers donde Vincent Van Gogh pasó sus últimos días y contacta a las personas que interactuaron con él para develar una pregunta: ¿por qué se mató Vincent Van Gogh?



La película se transforma en un thriller light, casi una investigación policial, que examina la tesis de que Van Gogh no se mató sino que fue asesinado (la teoría de Steven Naifeh y Gregory White Smith en el libro “Van Gogh: la vida”). El guion no tiene grandes hallazgos. Pero sí llama la atención que Armand interroga a los personajes que verdaderamente tuvieron trato con Van Gogh días poco antes de su muerte, personas que fueron retratadas por el pintor y son esas pinturas las que cobran vida en la pantalla.

Ése es el corazón de “Loving Vincent”, el gran hallazgo: la recreación fiel del estilo de un artista, el cuidado por los detalles y por la investigación histórica. Al principio, cuesta engancharse en la verosimilitud de ese mundo al óleo. Pero cuando rompemos la convención, nos deslizamos en el interior de los cuadros de Van Gogh y reconocemos el mundo que él vio e interpretó de un modo personal y único. Ése mundo que está intermediado por el artista cobra vida y entidad propia.



Hay otra idea principal en “Loving Vincent”: el protagonista está preocupado (como muchos de los personajes) en saber cómo murió Vincent Van Gogh. Pero la muerte es lo menos importante. Lo verdaderamente importante, es la vida del artista. Y como dice Van Gogh en una frase, su vida está en sus pinturas. Como un gran acertijo policial, el asesino está siempre a la vista, en primer plano. No importa tanto saber quién disparó la bala que terminó con la vida de Vincent Van Gogh. Lo único que importa son cuadros.

Y ahí volvemos a la pregunta del principio: ¿no habremos gastado la imagen de Van Gogh, en tantos años de posters y fundas para celulares? ¿Cómo recuperar esa visión ingenua, despojada de toda referencia contextual, del primer Van Gogh visto? “Loving Van Gogh” puede ser un buen modo de recuperar esa visión primigenia, hoy perdida.


viernes, noviembre 03, 2017

frases de “Thor: Ragnarok” 



-¡Hela, la diosa de la muerte, ha invadido Asgard! Y tú y yo tuvimos una pelea.
-¿Gané?
-No. Gané yo. Fácilmente.
-Eso no suena bien...
-Bien… ¡es verdad!

-Somos lo mismo, tú y yo. Somos sólo un par de tontos.
-Sí, lo mismo. Hulk como el fuego; Thor como el agua.

¡Nos conocemos! ¡Él es un amigo del trabajo!

-Ella es muy poderosa. No tengo martillo.
-¿Qué eres? ¿El Dios de los Martillos?

Ya no me engancho con los Vengadores. Todo se volvió demasiado corporativo.

¡Han pasado tantas cosas desde la última vez que te vi! Perdí mi martillo… apenas ayer… así que todavía está fresco. Luego emprendí un viaje de autodescubrimiento. Entonces te conocí.



-Tenemos que detenerla aquí y ahora. Y evitar el Ragnarok, el final de todo. Así que estoy armando un equipo.
-Como en los viejos tiempos…

-¿Por qué terminaste aquí?
-Intenté comenzar una revolución ¡Pero no imprimí los suficientes panfletos!

-La última vez que te vimos, estabas tratando de matarnos a todos. ¿Qué estás haciendo en estos días?
-Varía de momento a momento.

Sé lo que estás pensando: ¿cómo sucedió esto? Bueno… es una larga historia.

Pensé que estarías feliz de verme.

-Cada vez que lo arrojaba, siempre volvía a mí…
-Parece que tuviste una relación muy especial e íntima con ese martillo y que perderlo era casi comparable a perder a un ser querido.
-Ésa es una buena manera de decirlo.



¡He estado cayendo durante 30 minutos!

-¡Loki! ¡Mira quién es!
-Tengo que salir de este planeta...

Pensé que íbamos a pelear codo a codo para siempre, pero al final del día tú eres tú y yo soy yo y... ¡oh!... tal vez todavía hay algo bueno en ti, pero... seamos honestos… nuestros caminos divergieron hace mucho tiempo.

¡Un viejo espeluznante me cortó el pelo!

No soy una reina, ni un monstruo... ¡Soy la Diosa de la muerte! De nuevo… ¿de qué eras dios?

-¡Soy Thor, hijo de Odín!
-¿De verdad? No te pareces a él.
-Tal vez podamos llegar a un acuerdo...
-Tú suenas como él.



¡Estás en mi asiento!

-Quien derrota a nuestro campeón, se gana la libertad de irse.
-Bien. ¡Entonces apúntame en dirección de quien sea el culo que tengo que patear!

Asgard no es un lugar. Es su gente Y su gente necesita tu ayuda.

-¡No es posible!
-No tienes idea de lo que es posible.

-¿Qué has traído hoy? Dime…
-Un contendiente.

Mi destino es gobernar a todos los otros.



-Mi padre dijo una vez: “Un hombre sabio nunca busca la guerra…”
-“¡…pero siempre debe estar preparado para eso!”

La vida se trata de crecimiento y cambio. Pero tú, querido hermano travieso, sólo quieres seguir igual.

-Ragnarok no se puede detener. ¿Qué te hace pensar que puedes tener éxito?
-¡Porque eso es lo que hacen los héroes!

¿Conoces el propósito de un verdugo? Un verdugo no sólo ejecuta personas, sino que ejecuta la visión de su líder. Pero él también ejecuta, principalmente. Yo era el verdugo de Odín. Ahora, serás el mío.

¡La revolución ha comenzado!



-¿Cómo escapo?
-Estás en un planeta rodeado de agujeros… ¡elige uno!
-¿Cuál?
-¡El más grande!

¿Jardines y copas? ¿Ofrendas de paz? Todas sus obras de paz... ¡nada de lo que hizo para conseguirlo!

-¿Crees que estarán contentos en la Tierra de vernos de nuevo?
-Sí. Estarán encantados.
-Voy a reformular la pregunta. ¿Crees que estarán contentos en la Tierra de verme de nuevo?
-Probablemente no. Pero como muchas cosas en la vida… todo debería funcionar bien.

Así que él está muerto. Me hubiera gustado que hubiera visto esto.

Yo solo… una sola cosa tengo que decir... Estoy orgulloso de todos ustedes. Esta revolución ha sido un gran éxito. ¡Bien por nosotros! ¡Palmadita en la espalda! ¡Palmada en la espalda! Venga. ¿No? Yo también. Porque he sido una gran parte de eso. ¡No puede haber una revolución sin alguien para derrocar! Entonces, ¡ah!, de nada... Y, ¡uh!... es un empate.

-¿Dónde estamos?
-No tienes idea.



-Estoy armando un equipo.
-Este equipo tuyo, ¿tiene un nombre?
-Sí… se llama… los Revengadores.
-¿Revengadores?
-Sí… quiero decir que no tenemos que tener un nombre… Podríamos no tener nombre.

Es un luchador.

Incluso cuando tenías dos ojos, sólo veías la mitad del todo.

jueves, noviembre 02, 2017

guardianes del Asgard 


THOR: RAGNAROK
data: http://www.imdb.com/title/tt3501632

Thor era mi superhéroe favorito del mundo Marvel cuando Canal 13 emitía, todas las mañanas, unos dibujos animados muy truchos en el que cada día desfilaba un superhéroe de Stan Lee. Si mal no recuerdo, el lunes era el Capitán América; el martes, Thor; el miércoles, Namor; el jueves, Iron Man y el viernes cerraba la semana con Hulk. El Dios del Trueno era mi predilecto. Me encantaba ese arco iris que unía a Asgard con la Tierra y ese bastón que al girarlo se convertía en el martillo mágico. Cuando Marvel lanzó a Thor en la pantalla, parte de ese brillo que me había iluminado de chico se apagó. El Thor del cine (pese a tener a un muy buen actor como Chris Hermsworth) no terminaba de cuajar. Es más, la excelente actuación de Tom Hiddleston opacó al protagonista y estábamos esperando más la aparición de Loki que de Thor.

Ahora Marvel le buscó una vuelta de tuerca a la franquicia. Y aunque el tema fuera el Ragnarok (el fin de los tiempos de los dioses nórdicos) se dieron un lugar para contarlo en tono de comedia. Contrataron al neocelandés Taika Waititi como director (el creador de ese lisérgico falso documental sobre vampiros, “Lo que hacemos en las sombras”) y le dieron vía libre para tomarse un poco en joda la saga de Thor. Y, créame, funciona. Este Thor tiene toques de “Guardianes de la Galaxia” y un zumbón tono de comedia al asociarlo con Hulk. No está la densidad del drama shakespeariano sino la ligereza de la comedia como una explosión de color y de sarcasmo.



El contrapunto Thor – Hulk es una de las claves de que el filme funcione; el otro pilar, es la malvada, una Cate Blanchett perfecta como la Diosa de la Muerte, deliciosa en cada parlamento. Entre los secundarios, anoto los breves momentos de Jeff Goldblum como el Grandmaster, un chanta del rincón más lejano de la galaxia.

“Thor: Ragnarok” tiene el arco dramático del camino del héroe: encuentro con la Diosa – en el vientre de la ballena – muerte – resurrección – regreso como héroe. El viaje de Thor es interior: lo que Thor aprende es lo qué es, qué tipo de Dios es. El Thor inicial se resiste a tomar el trono del Asgard; el del final, sentado en el trono, lleva a su pueblo a un nuevo mañana. Desde el Thor que se niega a tomar la responsabilidad del poder, al nuevo Moisés que lleva a sus súbditos a un nuevo reino. Lo que aprende Thor en el trayecto es su fuerza y la de su pueblo. Aprende que Asgard no es un lugar, sino su gente. También aprende que él es el Dios del Trueno y no el Dios del Martillo. Se puede perder un país, un martillo sin dejar de ser un pueblo y un Dios.



Tanto Banner como la Valquiria y Loki replican ese camino de encontrarse: la Valquiria de comprender que es mejor morir luchando que ahogada en el fondo blanco de una botella; en Loki, que es tiempo de crecer y dejar de ser el niño travieso que evade la responsabilidad; en Banner liberar a Hulk y aceptarlo como algo propio de su naturaleza, algo al mismo nivel que el científico con siete posgrados encima.

En ese clima de estudiantina, paradójicamente, los protagonistas encuentran su destino y éste implica un crecimiento, un grado de madurez. En el final, como su padre, Thor pierde algo para ganar esa sabiduría: saber quién se es y dónde se está parado.



El logro de “Thor: Ragnarok” es que nos cuenta esta historia de chicos que crecen con un clima festivo, entre chiste y chiste. Sin romper el molde, sin alcanzar cimas antológicas, logra su objetivo y salva el día. No es poco. Vale verse.

Mañana, las mejores frases.

viernes, octubre 20, 2017

frases de “Blade Runner 2049” 



-Eres un agente. Hice tu trabajo una vez. Era muy bueno.
-Lo sé. Las cosas eran más simples entonces.

Siempre te lo dije. Eres especial. Tu historia aún no ha terminado. Aún queda una página.

Tengo recuerdos pero no puedo decir si son reales.

Hay un orden en las cosas. Eso es lo que hacemos aquí. Mantenemos el orden. El mundo está construido con un muro que separa cada clase. Dile a cada lado que no hay muro y habrás comprado una guerra. O una masacre.

Te gusta el dolor. El dolor te recuerda que la alegría que sentías era real. Pero no conoces el verdadero dolor todavía. Aprenderás.



Los Replicantes son como cualquier otra máquina: son un beneficio o un peligro. Si son un beneficio, no es mi problema.

A veces para amar a alguien tienes que ser un extraño.

-¿Tú no tiene hijos, ¿verdad?
-Tengo... millones.

Dos personas no pueden tener el mismo ADN. Uno de ellos no es real. Es una copia.

Gente más importante que usted ha querido cerrar mi negocio. Y eran hombres de verdad.



No está bien soñar un poco. No si eres como nosotros.

Si eso fuera cierto, si hubiera nacido... alguien como yo me cazaría por el resto de mi vida.

-Cuatro símbolos hacen a un hombre: A, T, G y C.
-Yo solo tengo dos: 1 y 0.

Tienes la mitad de mis datos. Pero eres el doble de elegante, mi amor.

Podríamos invadir el Edén y recuperarlo. El truco final de Tyrell... procreación.

Es raro compartir historias de mi infancia cuando nunca fui niño.

Cada salto de la civilización fue construido sobre la espalda de los esclavos.



La humanidad no puede sobrevivir. Los replicantes son el futuro de la especie. Pero sólo puedo hacer unos pocos.

El dolor te recuerda que la alegría que sentiste era real.

Sus ojos eran verdes.

Nunca has visto un milagro.

-¿Es real?
-No lo sé. Pregúntale.

Todo el coraje en el mundo no puede alterar los hechos.



Has encontrado la clave de la civilización. Y lo que te costará es todo.

-Ése no es un nombre. Es un número de serie.
-Muy bien. Joe...

Morir por la causa justa. Es lo más humano que podemos hacer.

Hay un mucho de artista en su trabajo.

Realmente eres el mejor ángel. ¿No es así, cariño?

-Me gusta esta canción. Podemos seguir peleando… o podemos tomar una copa.
-Tomaré la copa.



-Veo que es uno de nuestros clientes. Espero que esté satisfecho con nuestro producto.
-Es muy... realista.

No puedes contener la marea con una escoba.

-¿Qué es eso?
-Un árbol
-Nunca había visto un árbol. Es bonito.
-Está muerto.

Cada recuerdo tiene una parte de su artista.

-Te amo.
-No tienes que decir eso.
-Lo sé.

¿Me extrañaste?

La clave del futuro finalmente se desentierra. Tráemela.

Alguien vivió esto. Sí. Ocurrió.



¡Oh, ya veo! No te gustan las chicas reales.

-¿Cuál es la ocasión?
-Digamos que es nuestro aniversario.
-¿Lo es?
-Digámoslo.

-Te extrañé, cariño. ¿Cómo estuvo tu día?
-Fue un día.

Todos estamos buscando algo real.

Tengo la cerradura y él tiene la llave.

jueves, octubre 19, 2017

lento fluir 


BLADE RUNNER 2049
data: http://www.imdb.com/title/tt1856101

“Blade Runner 2049”, la ecuela del clásico de Ridley Scott, sufre de falta de fluidez. Denis Villenueve logra empardar visualmente a su antecesora. Pero el guion adolece de esa morosidad que caracterizaba a cierta ciencia ficción con aires de intelectualidad de los años ’70. Ese lento transcurrir, esa caminata a paso de tortuga, ese mirar a cámara con cara de aburrido, alarga una trama que podría haberse resuelto en menos tiempo y con más eficacia. Las ideas están, hay un par de escenas de notable factura, hay un buen elenco. Pero falla la amalgama, la transición de una escena a otra.

En el despliegue visual, “Blade Runner 2049” no hace extrañar a su predecesora. Villenueve logra replicar el mundo desgastado, polucionado, polvoriento (agravado por un colapso ecológico) de colores saturados y neón. En ese contexto se desenvuelve una humanidad sin apetito de transcendencia, aburrida y demasiado cansada.



El tema parece ser la persecución que el Blade Runner protagonista, un tal K, realiza ante viejos replicantes de la discontinuada serie que supo rebelarse en la precuela. A poco de andar, K descubre un hecho singular: el cadáver de una replicante que parece haber muerto tras un embarazo. El hecho de la reproducción quebraría el mundo compartimentado de “Blade Runner 2049”, rompería todas las certezas en las que se sostiene el mundo. K pasa de investigar a creer que él pueda ser un replicante con un pasado y un nacimiento. Si es así, es distinto.

Pero de lo que verdad habla “Blade Runner 2049” es de lo difícil que es distinguier lo real de lo virtual. Los personajes se preguntan si son lo que creen ser; más aún: se cuestionan si sus recuerdos son reales o implantados. Los entes cruzan los límites: una holografía puede amar y arriesgar su vida; un replicante ser madre; un humano convertirse en un componente cibernético.



Lo que “Blade Runner 2049” se pregunta es qué es ser humano, que nos define como tal. Y en el mundo del futuro, las entidades generadas por el ser humano pueden reclamar esa condición sin que suene forzado. Hay más humanidad en Joi que en Niander Wallace, por poner un caso.

No parece casualidad que las mejores escenas tienen ecos de esta reflexión. Paradigmática es el trío que K realiza con Joi y con Mariette, una escena donde lo visual sube un escalón al “inventar” imágenes nuevas, como esas manos que se cuadriplican al acariciar la nuca del protagonista.



Para bordear esta idea, el guion de Hampton Fancher y Michael Green despliega una serie de sucesos que no terminan de atrapar. Parece como una falla de guion que K no tenga un antagonista apropiado, un rival que genere acción. Tal vez por eso K se sustenta en el rostro sin expresión de Ryan Gosling, en muchas escenas en que lo visual reemplaza al drama. La consecuencia es que, aunque esté muy bien filmado, la escena no logra despegar de la pantalla.

La aparición de Harrison Ford (esperada por toda la platea) agrega el valor de la melancolía y de la valoración del tiempo transcurrido. Pero en términos de guion, da lo mismo que esté o no. La intriga central (¿quién es el niño nacido de la replicante?), una vez revelada, no provoca ningún terremoto dramático. Es más, hasta se llega a sospechar con anticipación.

“Blade Runner 2049” no le falta el respeto a la original. Pero tampoco crea nada nuevo. Y de alguna manera, ese pecado le falta el respeto al original.

Mañana, las mejores frases.

jueves, octubre 12, 2017

frases de “¡Madre!” 



¿Yo? Yo soy yo. ¿Y tú? Tú estás en casa.

Das, das y das. Nunca es suficiente.

-Yo soy su padre.
-¡Y yo soy su madre!

-¿Por qué no quieres hijos?
-¿Disculpe?
-Vi cómo reaccionaste antes. Sé lo que es cuando estás empezando. Y piensas que tienes todo el tiempo del mundo, y... ya sabes, no vas a ser joven para siempre. ¡Ten niños! ¡Entonces estarán creando algo juntos! Sólo es... ajuste. ¡Oh…! Tú quieres hacerlo…

-No sólo tropezó con nosotros. Tiene fotos tuyas en su equipaje.
-¿Qué hacías con su equipaje?



-¿Voy a perderte?
-Nunca.

¡Haz que se vayan!

Tu amor... ¿todavía está allí, no?

¡Oh, la inspiración! Mátala.

-¿Qué quieren?
-Están esperando.
-¿Esperando qué?



¡Sólo quiero darle vida a esta casa! ¡Abrir la puerta a nuevas personas, a nuevas ideas!

-Ellos vienen a verme.
-¡Eres un enfermo! ¡Ellos son enfermos! ¡Asesinos!

-Pasamos todo nuestro tiempo aquí. Quiero hacer un paraíso.
-Ella remodeló todo, hasta el último detalle. Le devolvió la vida a todas las habitaciones.

-¿Eres feliz?
-Te amo.

Realmente lo amas. Que Dios te ayude.


This page is powered by Blogger. Isn't yours?